Make your own free website on Tripod.com
 
Principal ...·... Letras ...·... Buscar ...·... Contacto ...·... Links  
 
La Mosca - Corazones Antarticos
1. La murga de la carniceria
2. Flores amargas
3. Tranquilo Venacio
4. Barrio latino
5. Diluyendose
6. Show me please de the way
7. Corazones antarticos
8. Con el corazón
9. La Bala
10. Intro Sangra
11. El tipo del saxo
12. Quemando las naves
13. Las mismas boludeces

 

 

 

 

 

 

 


La murga de la carnicería
Parece mentira venirnos a encontrar
en la cola de esta carnicería.
No sé si venís a dejar o a llevar.
Mirá donde nos venimos a encontrar.
El mundo es un pañuelo decía mi mamá.
Una noche es una noche mañana Dios Dirá.
La calle está tan dura, peligrosa y animal.
Mirá donde nos venimos a encontrar.
Signos de un tiempo peor...
Equilibrio mortal...
Pasan las horas y sé
que me van a cortar.
Salvan al planeta y mientras tanto Yo,
tengo menos valor que una ballena.
El mundo es una fiesta y vos llorás.
Mirá donde nos venimos a encontrar.

Flores amargas
Esperarán a que caiga la noche para salir
a devorarse los cuerpos de los mendigos.
Porque las flores amargas
que crecen en tu balcón.
Son la visión más exacta
de lo que tengo en el corazón...
Sobre mi esternón, un talismán.
Toda mi corteza es un imán.
Voy a mentirte una vez más,
antes que te pongas a llorar.
Van a llegar a esta ciudad,
de noche, en silencio y sin avisar.
Como un misil sobre Bagdad.
Como un huracán de miedo...
Nunca viví cerca del mar
Y me acostumbré a dormir así.
Es que no ves que no doy más
Es cosa seria esta soledad...

Tranquilo Venancio
Vamos, vamos Venancio seguime
que hoy bailan los muertos.
Vamos, vamos Venancio morite
y viví de recuerdos.
Ella tenía el borrador
del mapa de mi corazón
y eso no era saludable.
Cortó las flores del jarrón.
Se enamoró del que no soy
y terminó desconsolante.
Hizo promesas en el bar,
mintió, lloró y me amenazó
hasta cansarse.
Después huyó sin dirección.
Se muere hoy, mañana no,
y está que arde.
Ella tenía el borrador
y yo perdí el original
de mi pasado.
No tenía ni noción
a que profundidad buscar
mis sentimientos.
Entonces me empezó a clavar
puñales curvos al azar
pa’ lastimarme.
Fue cuando la desconocí,
me fui a la calle y me perdí
en un candombe.

Barrio latino
María mastica pedazos de pan de ayer.
Manteca y azúcar, con una taza de té.
Afuera los pibes planean hipnotizar
a dos vendedores de rifas en el zagüán.
Y allí van,
detrás de los santos
cantado y en procesión.
Francisco enciende y apaga el encendedor.
Su mujer aún duerme y esa mañana changas no hay.
La fábrica sigue cerrada y el alquiler,
se ha transformado en su única preocupación.
Y allí van,
detrás de los santos
cantado y en procesión.
Nunca nada será
como la primera vez.
Nunca nada será.
Como la primera vez.
como la primera vez.
En el piso de arriba los de la organización
cortan la colombiana en papeles color de sol.
La Yuta que todo lo sabe y espera su comisión
le pide los documentos al tipo del auto azul.
Un puntero de barrio ofrece a viva voz,
diez mangos por ir el Domingo a la plaza en un camión.
Evita y Guevara cruzan descalzos el callejón
pero hay tanto ruido en el barrio que nadie los puede ver.
Y allí van,
detrás de los santos
cantado y en procesión.

Diluyéndose
Cuando se abra el sol sobre esta pared
mi canción irá diluyéndose.
Como un Mantecol, como el aguarrás.
Como la sonrisa de Alí Babá.
Como los amigos que ya no están.
Como los recuerdos de mi mamá.
Como los regalos en Navidad.
Como los pecados, los ruegos.
Mientras tanto van,
los que nunca ven.
Corriendo a cambiar
su sueños por autos.
Vení, vamos a la luz,
que quiero verte bien despierta.
Sabés que cuando un corazón
se muere por amor igual sigue latiendo.
Y yo estoy aquí.
Cantándole a los ciegos.
Mi canción irá diluyéndose
como el aguarrás, como la nieve.
Ablandándose, derritiéndose,
como el alquitrán bajo tus tacos.
Porque sé que no es fácil para vos,
las tripas duelen más que todo.
Vení que quiero verte bien.
Vamos a la luz del fuego que hace bien

Show me please de the way
Dejé de respirar, y por mi boca
se desboca un corazón.
La piedad, no es cosa de este lugar,
y tus ojos ya no están para mirarme.
Caminé por toda la ciudad
con la saliva seca en la garganta.
Acerté en la decisión
de seguir tu luna hasta el infinito.
Show me please the way.
Esta noche estoy perdido.
Show me please the way.
Los años pasarán, y a uno siempre
le parece que fue en vano.
Yo no sé si te dije la verdad
pero al menos trato de disimularlo.
Bajarán como en una espiral
los tormentos de los desilusionados.
Es el día en que llegará
la cordura a los descorazonados.
Show me please the way.
Esta noche estoy vencido.
Show me please the way.

Corazones antárticos
Nos humillamos después de cenar
como en una gran guerra civil.
Nadie sabe a que profundidad,
ni hasta donde se podrá seguir.
Es heróico para vos verme naufragar
al alcance de tu brazo.
Una tregua nos vendría bien,
ya no es mi responsabilidad.
Es tan áspero lo que decís,
en otro sitio debe estar mejor
No me consolas, no me seducís.
Tengo el corazón antártico.
Me gustaría que la vida
nos trate algo mejor
somos una especie fugitiva
de corazones antárticos.
Catequesis de notoriedad,
no me llevo con el plástico.
En el shoping está todo bien,
oh, que mundo fantástico.
Vamos a beber, bienvenidos al sur
Corazones Antárticos.
Todo el mundo puede distinguir
lo fugás de lo eterno.
A veces me puedo confundir.
Son tiempos tan modernos.
Solo un beso de sal.
Un cuchillo en la piel.
Un veneno en el cuerpo.
Nos hace reaccionar.
Me gustaría que la vida
nos trate algo mejor
somos una especie fugitiva
de corazones antárticos.

Con el corazón
La botella vacía
de whisky en el mostrador
son los únicos testigos
cuando ella te dejó.
Sabías que algún día
eso te podía suceder
por andar todo el tiempo
colgado de esa mujer
Escribo tus recuerdos
en vientos de libertad.
Me iré cuando la muerte
me venga a buscar .
Ella ya se fue, solo te dejó,
con el corazón sobre el mostrador.
Debes comprender que a una mujer
no hay que demostrarle
cuanto la querés.
No tiene sentido estar deprimido
cuando tus amigos no están aburridos.
Vida hay una sola y hay que aprovechar.
Donde está la fiesta es donde vos tenés que estar.
La noche se hace larga
mucha gente hay en el bar
los amigos se te acercan
queriéndote consolar.
De pronto pasa ella
con un aire sobrador
no te hagas tanto drama
que hay mujeres a montón.
Escribo tus recuerdos
en vientos de libertad.
Me iré cuando la muerte
me venga a buscar .
Ella ya se fue, solo te dejó,
con el corazón sobre el mostrador.
Debes comprender que a una mujer
no hay que demostrarle
cuanto la querés.
No tiene sentido estar deprimido
cuando tus amigos no están aburridos.
Vida hay una sola y hay que aprovechar.
Donde está la fiesta es donde vos tenés que estar.

La bala
Te toco la cintura
y tu cintura no me alcanza.
Te sacaste la ropa
y ya sin ropa no me alcanza.
Estuve con amigos
que ya no me dejan nada.
La música se mete
en lo profundo de mi alma.
Porque.
Hoy estoy para la bala.
Hoy estoy para la bala.
Los diarios son un fiasco
de mentiras solapadas.
La gente se amontona
cuando ya no pasa nada.
Te vi en el noticiero
justo cuando te tirabas.
Hay fiesta en lo del Gordo
y a mi no me importa nada.
Porque.
Hoy estoy para la bala.
Hoy estoy para la bala.
Vos no me conocés.
Vos no sabés,
lo que soy capaz de hacer.
Vos no sabés. Vos no sabés.
Si te miro y ya no sé más quien sos.
Te toco la cintura
y tu cintura no me alcanza.
Te sacaste la ropa
y ya sin ropa no me alcanza.
Estuve con amigos
que ya no me dejan nada.
La música se mete
en lo profundo de mi alma.
Porque.
Hoy estoy para la bala.
Hoy estoy para la bala.
Hoy estoy para la bala.

Sangra como nadie
Prendió la luz
de los faros de su coche.
La madrugada los muestra
tal cual como son.
Un grito feroz
atravesó la noche.
Ella cayó desmayada
sobre el cristal.
Sangra como nadie.
Como nadie sangra.
Y antes de morir sonríe.
Como si la puñalada
la hiciera feliz.
Una vuelta por el centro
hace que las horas pasen.
Una ciudad aburrida
y poco que ver.

El tipo del saxo
Estabas parada con cara de nada,
amanecía y cerraban el bar.
La mirada vacía, las medias corridas
y el delineador...
Es el amor en los tiempos del sida
y esa mañana no traje condón.
Noche de fiesta, suena la orquesta,
y el Tipo del Saxo se emborracho.
Fin de Milenio, me falta el ingenio
de hacer de este infierno un infierno mejor.
Como una flecha encendida
vas abriendo heridas en mi corazón.
Fin de semana, la luna gastada,
las masas, la cana y el revendedor.
Noche de fiesta, suena la orquesta,
y el Tipo del Saxo se emborracho.
Al final, final,
Se los come la ciudad...

Quemando las naves
Amanecí, con gusto a ella
y me entregué a su oscuridad.
En el reloj el tiempo pasa,
nadie me viene a despertar.
Que temprano es para morirse así.
Cuantas cosas me quedan por hacer aquí.
No sufras no. Que no vale la pena.
Sin entender, la radio aún suena
con voz de ajena realidad.
Fría la piel, no habrá más penas.
Me estoy matando por amor.
Los párpados me pesan mil por mil
y la oración del cura del pueblo
llenará la habitación.
No pienses no. Que no vale la pena.
Un grillo me robó la voz
y hoy te canta desde el jardín.
Quemé las naves, y no dejé
una puerta para salir.
El frasco vacío en mi mesa de luz.
Una carta a mi amante
pidiendo perdón. No sufras no.
Perdón no pienses. No.
Perdón no sigas. No
Que no vale la pena.

Las mismas boludeces
No creo que me pueda ir
sin antes vomitar.
Aquí no queda nada
entero para rescatar.
Suicidio colectivo
o genocidio individual.
Todo hombre tiene un precio
y aquí vale la mitad.
Mientras los asesinos hacen diván
sus alcahuetes no paran de hablar
la mismas boludeces.
Habiendo tantos barcos
como hubo para andar,
el nabo de mi abuelo
tuvo que venirse acá.
La tierra prometida,
la justicia, la verdad.
Pero siempre hubo traidores
que tiraban para atrás.
Mientras los inocentes van a trabajar
Sus descendientes no paramos de hablar
la mismas boludeces.
No creo que me pueda ir
sin antes vomitar.
Aquí no queda nada
entero para rescatar.
Suicidio colectivo
o genocidio individual.
Todo hombre tiene un precio
y aquí vale la mitad.
Mientras los inocentes van a trabajar
Sus descendientes no paramos de hablar
la mismas boludeces.